Matrix se debilita con la entrada de un virus que metio Julian Paul Assange

Actualizado: Uno de los mejores documentales sobre wikileaks este 2011:

Citar
La estancia de Julian Assange en la prisión de Wandsworth contiene una historia inquietante. Un día, a la hora de comer, atacó un plato de arroz con judías cuando, de pronto, notó que algo se quebraba en su boca. Adiós a un diente. El objeto metálico se lo partió. “No sé si había sido colocado allí o fue un simple accidente”. Al llegar a su celda de aislamiento, envolvió el diente en un papel de color blanco. Salió por espacio de una hora. Cuando volvió a la celda, el diente había desaparecido. “Pronto estará a la venta en Ebay”, bromea el australiano, en la cocina de la mansión de su amigo Vaughan Smith, su protector en suelo británico, el hombre que le ha proporcionado un domicilio en el que pueda estar localizado durante su periodo en libertad bajo fianza.
¿Y por qué cree usted que se lo robaron?

-Supongo que porque no querían que hubiese ningún tipo de evidencia de que un episodio así hubiera ocurrido.

Assange concede su primera entrevista desde que salió desde la cárcel. Es la primera vez que dos periodistas penetran en la lujosa mansión de Smith, una casa de estilo georgiano rodeada de pequeños lagos y totalmente cubierta de nieve. El australiano tiene muy buena cara. Bebe té y habla, como siempre, en un tono de voz muy bajo.

El editor australiano muta en el momento en que empieza la entrevista. La cercanía, las risas y su humor agudo cesan en el momento en que se enciende la grabadora. Toma aire y se transforma. Se mete en su papel de hombre que lucha por la libertad de expresión. De fundador de Wikileaks, la web que acaba de poner al desnudo a la diplomacia norteamericana mundial. De hombre perseguido por la justicia sueca por un supuesto delito de violación. De hombre acosado por una mano movida por alguien que habla con acento norteamericano.

-Empezaremos con una pregunta muy básica. ¿Cómo se encuentra usted en estos días?

-Es maravilloso haber abandonado el confinamiento en soledad. Me siento muy determinado. He visto que hemos recibido un apoyo a escala mundial, especialmente en Sudamérica y Australia y parece como si todo el mundo en todas partes nos apoyara. Pero cuanto más cercano está un hombre al poder, menos predispuesto está a apoyarnos, probablemente porque tienen más que perder. En los últimos diez días hemos visto a gente, incluso cercana al poder, que nos ha mostrado su apoyo.

-Como el presidente Lula.

-Como Lula. Es un caso especial, porque se ha retirado, y eso le permite ser más directo de lo que habría sido. Ya no tiene que rendir ninguna pleitesía a los Estados Unidos.

-El jueves salió usted en libertad y pronunció unas palabras en las escalinatas del Tribunal Superior en que…

-Fui tan rápido… Me podría haber quedado allí hablando durante una hora, pero la policía estaba preocupada porque pudiera ser asesinado o algo así.

-¿Fue ese el motivo por el que hizo una declaración tan rápida?

-Sí.

-Varias figuras representativas de la política estadounidense han dicho que había que acabar con usted públicamente. ¿Recibe otras amenazas?

-Recibo amenazas de muerte todo el rato. Mi abogado las recibe, mis hijos las reciben.

-¿De dónde proceden?

-La mayoría parecen provenir de miembros de las fuerzas armadas de Estados Unidos.

-Dijo usted que en sus días en prisión se había acordado de todas las personas que están en prisión a lo largo y ancho del mundo. Pero ¿qué han supuesto esos nueves días para usted?

-Fui transferido tres veces. Primero estuve en las celdas introductorias. Al contrario que otros presos, mi celda estuvo cerrada durante todo este periodo. Luego me transfirieron al ala Onslaw, que tiene 350 prisioneros y son los que tienen un peligro físico para otros prisioneros o guardas: gente que supuestamente ha sido condenada por delitos sexuales, asesinatos de niños… Yo no podía salir de mi celda, pero muchos presos deslizaban cosas bajo mi puerta. Había mucha curiosidad.

-¿Notas, misivas?

-Sí. Todos los presos que hay en Wandsworth son gente que está esperando a ser extraditada. Me pasaban actas de extradición norteamericanas. Pero se consideró que seguía siendo demasiado peligroso para mí seguir en Onslaw.

-¿Por qué?

-Por el peligro de que alguien me atacara o me matara. Así que me movieron la unidad de aislamiento, bautizada eufemísticamente como La Unidad de Cuidado y Separación… donde son enviado los prisioneros más díscolos.

-¿Cambiaban las condiciones de celda a celda?

-Sí, cada vez eran más duras. Cada celda tiene una cámara. Cada prisionero está aislado. Hubo días en que solo yo estaba en esa unidad. Había pederastas enloquecidos que gritaban toda la noche sobre sus crímenes. Se escuchaban esos gritos toda la noche.

Assange dice que el sistema de la prisión era muy “soviet”. Muy burocrático. Para conseguir hacer una llamada de teléfono había que iniciar procedimientos que duraban una eternidad. Solo consiguió efectuar cuatro llamadas a personas que no fueran sus abogados. Dice que la mayoría de las personas que lo custodiaban estaban de su lado. Un oficial le entregó una tarjeta en la que había escrito: “Solo tengo dos héroes en este mundo: Martin Luther King y usted”.

Superó la prueba realizando ejercicios diarios, escribiendo notas de análisis sobre Wikileaks para entregárselas a sus colegas y leyendo Pabellón Cáncer, de Alexandr Soljenitsin. Pero se dio cuenta de lo importante que es poder hacer una llamada de teléfono. O llevar pantalones que tengan bolsillos.

El sábado pasado, The Guardian hizo una reconstrucción de cómo fueron los días que Assange pasó en Estocolmo el pasado mes de agosto, cuando se gestaron las dos denuncias. Tras acceder a testimonios que recogió en aquellos días la fiscalía sueca, daba todo tipo de detalles sobre las relaciones sexuales que mantuvo en esos días Assange con Miss A. y Miss W. “Como de costumbre, casi nada es lo que parece”, dice Assange al respecto. “Es la última acción de la campaña de descrédito de que estoy siendo objeto”. Assange critica que The Guardian solo haya contado parte de la historia, ignorando algunas de las informaciones que esos testimonios revelan. Entre otras, dice Assange, el testimonio de una de las chicas, que alega, fue empujada a declarar por la policía.

-En la reconstrucción de The Guardian dan todo tipo de detalles, pero, en cualquier caso, relata un momento en que usted mantiene relaciones con una persona que estaba dormida sin usar preservativo…

-Es una simple declaración ante la policía. Un alegato que es falso. Como la mayor parte en este caso.

-¿Hasta qué punto considera usted que el problema reside en que lo que se considera violación es distinto en cada país?

Julian Assange coloca las manos sobre la mesa y empuja su silla hacia atrás. Se pone muy serio.

-Lo que ha conseguido esta campaña de descrédito es crear una inmensa caja negra. Y en el exterior de esa caja negra han colocado la palabra violación. Pero se nos ha negado a nosotros y al mundo, lo que hay dentro de esa caja negra. El público ha ido consiguiendo poco a poco detalles de cada una de las alegaciones que contiene la caja. Incluso con los que ha sido alegado, no hay nada de lo que cualquier persona razonable diría que es una violación.

-Lo que dice es que con lo que sabemos hasta ahora del caso, nadie pensaría que lo que hizo usted fuera violación.

-Correcto.

-Se ha criticado que las dos mujeres están pasando malos momentos, siendo desacreditadas desde múltiples foros, su identidad siendo revelada en la Red, donde han colgado fotos suyas.

-Hay rendijas en la ley sueca. Puedes ir a la policía y no hacer una denuncia, sino decir que vas a pedir “consejo”. Hay otra rendija sobre reportar información sobre enfermedades de transmisión sexual, que yo no tenía… Ambas rendijas fueron usadas en este caso. Una de las querellantes tiene una extensa experiencia en cómo presentar querellas

-¿Qué tipo de querellas?

-Querellas de género ante la policía.

-¿Usted diría que nunca ha violado a nadie?

-No me gusta ver la palabra violación junto a mi nombre. Yo nunca he tenido una relación sexual con nadie sin consentimiento. Ha sido muy difícil conseguir detalles en este caso y nos quedan muchos por conocer. Nada se me ha entregado aún en inglés, lo que constituye una violación de la convención europea de derechos humanos. Siempre ha sido fácil para mí decir, saber que nunca he tenido relaciones sexuales sin consentimiento con nadie.

-¿Quién está detrás de toda la campaña de descrédito?

-No quiero decir que haya una cadena de órdenes desde Hillary Clinton hasta llegar a un periodista que trabaja en The Guardian, eso es ridículo, las cosas no funcionan así en el mundo real, que es mucho más interesante y sutil. El gran poder crea un ambiente en el que los individuos, prácticamente, chupan de lo que perciben que quiere el poder. En cada organización o grupo puede haber instrucciones directas, pero cada individuo y grupo actúa del modo que percibe que maximiza sus propios intereses. Carreras ambiciosas, fama, mantener y crear alianzas, hacer favores, favores a amigos, parientes, o miembros de un mismo partido… hacer las cosas por el miedo, sin que te las hayan pedido… todas esas cosas crean un ambiente.

El mundo de la diplomacia se desmorona.. EE UU sigue adelante en su objetivo para callar totalmente a Wikileaks en el país y en el resto del mundo.Porque?

Julian Assange es la pesadilla del Gobierno estadounidense. El hombre que tiene en jaque al Pentágono y ahora, a toda la diplomacia norteamericana. Un visionario de 39 años que disfruta crujiendo a los malos, destripando la agenda oculta y las maniobras sucias de los poderosos. Un australiano carismático y controvertido, tan adorado por sus seguidores como perseguido por sus enemigos.

Assange vive en fuga. Es un hombre escurridizo, no le queda otra. Cambia constantemente de domicilio, desplaza a su equipo de una ciudad del mundo a otra, los servicios de inteligencia de EE UU intentan vigilar sus pasos. Todas las comunicaciones que realiza por correo electrónico o por teléfono están encriptadas, su batalla contra los poderosos nació del activismo hacker. El Pentágono cuenta con un equipo de 120 personas que intentan frenar las filtraciones de Wikileaks.

Gigabytes de informacion,  papeles de las Embajadas, con los que Wikileaks junto a cinco publicaciones de referencia (The New York Times , The Guardian , Der Spiegel , Le Monde  y EL PAÍS) pone al desnudo la política exterior estadounidense, desmontado el teatro de guiñoles y enseñándonos la mano que mueve las marionetas. En un año Wikileaks ha revolucionado el panorama mediático mundial.

Como dato curioso Julian Paul Assange  es    Informático, periodista, programador, activista, editor y portavoz de WikiLeaks y alguna vez hacker. Assange coinventó “Rubberhose deniable encryption”, un concepto criptográfico hecho en un paquete de programas para GNU/Linux

Este video es aterrador sobre la guerra en Irak:

<a href=”http://www.youtube.com/v/5rXPrfnU3G0&rel=1″ target=”_blank”>http://www.youtube.com/v/5rXPrfnU3G0&rel=1</a>

Aqui un articulo completo sobre este libertario:

Citar
Por Diego Rojas

Si Julian Assange se atreviera a caminar distraídamente por alguna calle solitaria, de seguro la mira telescópica de un fusil se posaría sobre su frente. La vida del fundador y editor en jefe de WikiLeaks tiene un precio y son muchos quienes exigen que se lo ejecute. Son cada vez más, en especial desde el pasado domingo por la noche, cuando la organización de Assange comenzó a publicar los cables confidenciales que se enviaban desde las embajadas estadounidenses de todo el mundo hacia el Departamento de Estado. Los textos, que revelan los secretos y las maneras de actuar de los poderosos a escala global, constituyen el golpe más grande recibido por los servicios de inteligencia norteamericanos. Un golpe que hace tambalear los hilos de la diplomacia mundial y cuyas consecuencias todavía son impredecibles. Por esa razón, el gobierno de Barack Obama designó un equipo de 120 oficiales del Pentágono para enfrentar a WikiLeaks por todos los medios. Otros funcionarios y políticos se pronunciaron por el procesamiento de la organización bajo cargos de terrorismo. El director del grupo vive en la clandestinidad, nadie conoce su paradero, se traslada de ciudad en ciudad permanentemente y no usa tarjetas de crédito jamás. Todas sus comunicaciones electrónicas y llamadas se encriptan, a la vez que cambia constantemente su número de celular. “Tiene las manos manchadas en sangre, merece no menos que la pena capital”, se pronunció, furioso, Mike Huckabee, el principal líder del Partido Republicano estadounidense. Se refería a Julian Assange. El ingeniero que diseñó la bomba que acaba de estallar.

Assange nació en Australia en 1971. Como sus padres pertenecían a una compañía de teatro itinerante, tuvo una infancia atravesada por las mudanzas: estudió en 37 escuelas diferentes. Cuando tenía ocho años, sus padres se separaron. Christine, su madre, comenzó una relación con un músico con el que tuvo otro hijo. Su padrastro pertenecía a La Familia, una secta australiana liderada por Anne Hamilton-Byrne, quien exigía que le entregaran a los niños, a los que teñía de rubio e iniciaba en el uso de LSD. “Durante una parte de mi adolescencia tuve que lidiar con este hombre”, contó Assange. En cierto momento, Christine y los dos niños debieron huir durante tres meses, cambiando de domicilio de manera constante. Cuando Julián cumplió trece años, su madre le regaló la primera computadora. El chico se destacaba por su inteligencia y curiosidad, cualidades que lo impulsaron a convertirse en un hacker virtuoso. Formó parte de un grupo llamado “Subversivos internacionales”. Su nombre de guerra era Mendax y participó de invasiones computarizadas a los sistemas de varias instituciones para demostrar sus fallas de seguridad. En 1991, la policía de Australia lo detuvo, pero se declaró culpable por 24 cargos de delitos informáticos, pagó una multa y recuperó la libertad por buena conducta.

El domingo por la noche comenzaron a publicarse los análisis diplomáticos filtrados del aparato de inteligencia militar estadounidense por un analista de sistemas de 22 años (ver aparte). WikiLeaks entregó 251.287 cables emitidos por las embajadas a los diarios El País, de España; The Guardian, de Inglaterra; The New York Times, de Estados Unidos; Der Spiegel, de Alemania, y Le Monde, de Francia. Cada medio va publicando los cables paulatinamente y revela, de este modo, las formas en que el personal diplomático caracteriza la política y a los protagonistas de cada nación en informes dirigidos al Departamento de Estado estadounidense, cuya cabeza es Hillary Clinton. Se puede leer cómo el gobierno de Obama ordenó a sus diplomáticos espiar en la ONU, de qué manera actuó en conjunto con el gobierno español para cajonear causas judiciales en su contra o los dislates en el campo de concentración de Guantánamo, entre muchas otras informaciones relevantes (ver aparte). Los cables fueron emitidos desde el 28 de diciembre de 1966 (enviado desde la embajada en Buenos Aires y referente a las islas Malvinas) al 28 de febrero de 2010. Fueron consignados desde 274 distintas embajadas, consulados y misiones diplomáticas. 15 mil están clasificados como secretos (que pone en riesgo la vida de los involucrados), 102 mil como confidenciales y 134 mil como no clasificados. De ese cúmulo de textos, hasta el momento sólo se han publicado alrededor de 600, suficientes para crear el mayor escándalo protagonizado por los servicios de inteligencia de las últimas décadas.

Assange se convirtió temprano en un activista de la libertad de información y, también, en padre. A los 18 años tuvo a Daniel, su único hijo. En esa época vivía como programador y promovía el software libre. Diseñó Strobe, un escáner de puertos gratuito. También participó en la creación de Rubberhose Deniable Encryption, un programa que sirve para encriptar de modo ultraseguro información sensible. Comenzó a publicar artículos en periódicos y revistas y a los 25 años coescribió el libro Underground, una investigación que narra las acciones del movimiento hacker, la postal invertida de una sociedad que quisiera verse retratada solamente en su tranquilidad burguesa. Nunca dejó de estudiar. Se anotó en Física y Matemática en la Universidad de Melbourne y llegó a participar en las Olimpíadas de Física de 2005. Cuando Daniel, su hijo, comenzó a estudiar Genética a los 15 años, compartieron claustros y pasillos académicos. En 2006 abandonó la universidad y toda otra actividad para concentrarse únicamente en su más ambicioso proyecto: WikiLeaks.

Gotera. Filtración. Libre. Esos conceptos se reúnen en el nombre de la organización, de la que se desconoce los nombres de los 20 voluntarios de tiempo completo y alrededor de 800 colaboradores externos en todo el mundo. El equipo, dirigido con firmeza por Assange, funciona a través de una página que recibe archivos que le envían informantes anónimos o que obtienen mediante filtraciones en sistemas de seguridad. De ese modo accedió a documentos del ejército estadounidense, datos de bancos en operaciones fraudulentas, manuales secretos (y loquísimos) de la Cienciología y videos de guerra, entre más de un millón de textos en su poder. El 5 de abril WikiLeaks difundió un video en el que se ve cómo soldados estadounidenses tiran a matar a un grupo de civiles de manera indiscriminada en un suburbio de Bagdad. En la acción, perecieron dos reporteros gráficos de Reuters. La organización de Assange bautizó como “Daños colaterales” a la filmación que recorrió el mundo y puso en serios aprietos al Departamento de Defensa norteamericano. En julio de este año publicaron 92 mil documentos que se denominaron como “Diarios de la guerra de Afganistán”, en los que se revelan masacres contra civiles, conexiones entre la inteligencia paquistaní y los talibanes y también operaciones en las que cayeron soldados estadounidenses bajo la acción de fuego amigo. Los “Diarios de la guerra de Irak”, que se dieron a conocer en octubre, estaban formados por casi 400 mil archivos, donde se confirma, entre muchas otras revelaciones, la tortura como método sistemático del ejército de Barack Obama. El Pentágono acusó a WikiLeaks por dar a conocer información que ponía en peligro a agentes encubiertos y en riesgo a operaciones militares, aunque la organización señaló que no publicó miles de documentos que podían poner en riesgo vidas. Debido a esas filtraciones, Assange reemplazó a Bin Laden como la prioridad en la escala de detenciones requeridas por los norteamericanos. Se convirtió en su enemigo número uno.

Via @
informaticaxp.org
wikipedia, youtube

Advertisment

Comments

comments

alien-sixth-sense
los anuncios que ves en nuestra pagina, nos ayuda a sostener este sitio y que sigamos compartiendo la verdad, regálanos un click en estos anuncios y si te place el producto apóyanos. Por cierto te tenemos una pagina de tecnología e informática lo mas nuevo visitala: InformaticaExperience




Impresionante vídeo de ovni grabado en HD: