Diabetes y salud mental

Diabetes y salud mental
La estrecha relación entre cuerpo y mente provoca, en el caso de la diabetes, que las personas afectadas padezcan complicaciones mentales como depresión o angustia

¿Hasta qué punto puede una enfermedad mental influir en una dolencia física? ¿Es posible que, por el contrario, un problema físico desemboque en un mal de índole psicológica? En el caso de la diabetes, ambas cuestiones tienen una respuesta afirmativa. Aunque no existen estudios sistemáticos sobre la compleja relación entre salud mental y diabetes, un reciente trabajo realizado por expertos de la Universidad de Washington asegura que los esquizofrénicos que padecen diabetes ven agudizados sus problemas físicos debido a su enfermedad mental y al tratamiento que reciben para controlarla. Por otra parte, los diabéticos (entre el 5% y el 6% de la población) son propensos a padecer trastornos mentales menores, tales como depresión o angustia, especialmente derivadas del carácter crónico de su enfermedad, aunque posiblemente también debido al desarrollo de la misma.

• Autor: Por BLANCA ÁLVAREZ

Azúcar en la sangre
Su presencia en el organismo es fundamental, pero en las dosis justas. Un exceso o un defecto de este elemento puede provocar problemas de índole físico o psicológico de gran envergadura. Se trata de la glucosa, del azúcar, la principal fuente de energía del cuerpo humano. Tras consumir alimentos, el organismo los descompone convirtiéndolos en glucosa, elemento que toman las células para fabricar energía. ¿Qué sucede en la diabetes? Que la glucosa no puede entrar a las células y permanece en la sangre debido a que el páncreas no segrega la suficiente insulina, o a que el cuerpo se resiste a la misma por lo que son necesarias grandes cantidades de ésta para mantener la cantidad normal de glucosa en la sangre. El nombre de la enfermedad hace referencia a este exceso de dulzura, ya que diabetes mellitus -la más común y cuya incidencia en la población es de entre el 5% y el 6%- debe su nombre al griego y significa literalmente ‘miel (mellitus) que pasa a través (diabetes)’.
En las personas que no tienen diabetes los niveles normales de glucosa en sangre se mantienen entre 70 y 140 mg/dl
Dos de las dolencias más importantes asociadas a la diabetes son la hiperglucemia (exceso de azúcar en sangre por las deficiencias de secreción y acción de la insulina) y la hipoglucemia. En las personas que no tienen diabetes los niveles de azúcar en sangre se mantienen entre 70 y 140 mg/dl. Quienes reciben insulina o toman pastillas para la diabetes pueden tener niveles de azúcar en la sangre demasiado bajos (inferiores a 70mg/dl), lo que se conoce como hipoglucemia. Tanto una como otra pueden provocar en quien las padece complicaciones mentales, aunque según asegura Mikel Urretavizcaya, psiquiatra del hospital de Bellvitge de Badalona, la atención psiquiátrica a la diabetes ha sido muy esporádica hasta el momento y la relación diabetes-salud mental aún se encuentra en fase de investigación. En general, señala, las complicaciones psiquiátricas son derivadas de la adaptación a la enfermedad y al curso crónico de la misma, o bien secundarias a la propia diabetes mellitus. Coincide con esta opinión Ricardo Crisóstomo Pizarro, jefe de Psiquiatría III del hospital Gregorio Marañón de Madrid, quien afirma que entre los diabéticos son frecuentes, «más que entre la población general sana», trastornos menores como depresión y ansiedad.

Comments

comments

Escuchanos!

Escucha el programa de radio de La tribuna de lunes a viernes de 8 a 10:30 am. Puedes Escucharnos por radio en los reproductores que están a tu izquierda o derecha de la pagina al entrar http://latribunadeensenada.com/ o bien directamente en este post fijo de la página desde tu celular dale click abajo: